Publicado el

La mentalidad del emprendedor

La mentalidad del emprendedor:

Un emprendedor es una persona que ve las cosas de manera distinta a la mayoría de las personas, siempre ve soluciones donde los demás ven problemas.

Por lo regular un emprendedor es rebelde y cuestiona constantemente por qué se hacen así las cosas, no es una rebeldía simplemente por dar contra, sino por la actitud de querer cambiar y mejorar, de no hacer las cosas simplemente porque así nos dijeron que se hacía.

Un emprendedor tiene el hábito de desarmar objetos para ver cómo funcionan, de leer las biografías de grandes empresarios y conocer cómo fue que ellos lograron crear sus empresas.

 

 

Tenemos el hábito de leer, de escuchar a las personas, de observar a nuestro alrededor y descubrir que es lo que hace falta, que es lo que aún no se ha inventado o no se ha perfeccionado.

Un emprendedor es un líder, con sus amigos, con su familia, con sus empleados, es quien sabe dar indicaciones pero sin ser un patán, es el que identifica las habilidades más fuertes de cada persona y las coloca en las actividades que ellos pueden hacer mejor.

Un emprendedor es autodidacta, muchos grandes empresarios no tienen estudios universitarios pero aprendieron mediante libros, escuchando a los expertos en dicho tema, de forma lirica etc. Un emprendedor debe conocer varios campos de conocimiento no únicamente la rama en la que se especializa.

 

Un emprendedor es aquel que cuando las cosas se ponen difíciles, se sienta a reflexionar y planifica una estrategia para salir adelante, que sabe que por más oscuras que se pongan las cosas siempre existirá una solución.

Un emprendedor no critica, ni tiene envidia, no tenemos tiempo para eso, además de que nos alegra el éxito de otros.

Un emprendedor rara vez tiene miedo, cuando lo tiene lo enfrenta directamente.

Un emprendedor comete errores, aprende de ellos, se cae, se levanta, y no tira la toalla nunca.

Un emprendedor es un vendedor por excelencia.

Un emprendedor sabe trabajar en equipo.

Un emprendedor tiene el hábito de ahorrar.

Un emprendedor tiene fe en sí mismo, aun cuando los demás no la tienen.

Un emprendedor piensa a futuro no solo en el presente.

Un emprendedor toma riesgos, constantemente sale de su zona de confort.

Un emprendedor sabe que vino a este mundo para mejorarlo, para cambiar las cosas, para marcar un antes y un después.

Un emprendedor aprende algo nuevo todos los días, de todas las personas, incluso de quienes menos pensabas aprender algo.

Fragmento tomado del libro: “El pequeño manual para crear una gran empresa” de Eduardo Portillo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *